Din Mica Grupal Trabajo En La Educaci N

La actitud en equipos de croquis gratis

se realiza durante la lectura en la anteiglesia de las 3 y 6 horas, cada uno de que tiene. Después de terminar el hierofante en el altar toca la campanilla, además los monjes salen de, quitan las kamilavkas y, habiendo inclinado las cabezas, recuerdan vivo y que han muerto. El hierofante en este momento saca las partículas de la hostia. Al servicio prelaticio hace el obispo después de así llamado prelaticio ante una Gran salida.

Por desgracia, últimamente los abades de algunos monasterios directamente durante el refectorio conceden la palabra al gobernador u otros funcionarios de la administración griega. Tal innovación impugna la mayoría, que es justo creen que el refectorio - el lugar a su manera sagrado y no es destinado a los saludos laicos.

Sobre el canto primero hablan: "" Blazhen el marido "en la voz 8, lo comienza no el coro inicial, pero otro segundo salmo, - el coro inicial, y tercero - de nuevo el segundo coro". Sin embargo en la práctica moderna el canto primero a menudo baja en general.

El oficio divino de la mañana en los días de trabajo comienza a las 7 (por el tiempo europeo 4 horas de las mañanas. Luego siguen los maitines, las 1 3 6 horas, y la liturgia. Casi en todos los monasterios sobre una Santa Montaña es cantado cada día el canon de Bozhiey de la Madre. Este canto se realiza directamente ante el refectorio del día, pero en algunos conventos para la comodidad - en seguida después de la liturgia.

De dicho debe que sobre Athos al objeto de las lecturas sirve no tantas Santas Escrituras del Nuevo Testamento, cuánto su interpretación y por el enlace con él las creaciones, y sobre las veladas al santo - las narraciones y los panegíricos por este santo. Por la construcción de la lectura componen, como regla, un todo único, donde la lectura ulterior es la continuación anterior. Tal sistema es llamado por la necesidad de observar la instrucción sobre la terminación de la velada a la salida del sol y da, que regula el volumen de una u otra lectura, el medio para el control sobre la duración. Con este respecto las lecturas, por la expresión justa del archimandrita Antonina (Kapustin, son "la ayuda mejor a la distensión de la velada nocturna realmente para toda la noche".